Proyecto institucional

El carisma josefino, inspirado por el Espíritu Santo en la fundadora del  Instituto de Hermanas Pobres Bonaerenses de San José, la Madre Camila de San José Rolón, propone la vivencia de una confianza filial en la providencia del Padre Dios, a imitación de Cristo, que se hizo pobre por amor a la humanidad.

Basado en estos mismos valores, el Instituto tiene como una de sus obras principales la educación de los niños, con atención especialmente a los más pobres y necesitados, proponiendo como actitudes fundamentales el ASILAR, ACOGER Y AMPARAR.

Como instituto de formación docente creemos en la importancia de generar para nuestros estudiantes, diferentes experiencias formativas que atiendan a la educación integral de las personas, es decir, de todas las dimensiones que la componen (biológica, física, psíquica, social, espiritual y trascendente).  De este modo, buscamos que estén preparados para responder las demandas de la educación actual en el nivel inicial y primario que se resumen en:

Aprender a aprender: En un mundo signado por los cambios permanentes y el aumento constante del caudal de información y su circulación, es necesario enseñar estrategias que sean facilitadoras para la adquisición del conocimiento en cualquier contexto posible, lo cual implica que los docentes estén preparados, no sólo en los contenidos propios de las áreas a enseñar, sino también y de manera más profunda aún, en la didáctica que permite transmitir y enseñar a usar esos conocimientos.

Aprender a hacer: Es necesario que los conocimientos se traduzcan en competencias útiles para el desarrollo de las personas.  La formación no puede atender sólo a lo intelectual, sino que debe procurar la adquisición de habilidades y competencias para aplicar esos conocimientos a situaciones diversas.  Aprender a trabajar con los conocimientos.

Aprender a ser: Desde una visión del hombre como persona, propia del pensamiento cristiano, buscamos que las experiencias educativas apunten a desarrollar en profundidad el ser personal en toda su amplitud.  Mirando a la totalidad de sus dimensiones, no podemos desconocer en las personas, ese llamado a la eternidad que reciben de su Creador.  Por eso ninguna educación que pretenda ser integral puede dejar de lado la apertura a lo trascendente, la mirada de fe y la meta común a todos en la vida eterna, donde el deseo universal de cada hombre, la felicidad que no se acaba, llene por completo los corazones.

Aprender a convivir: Para la persona, “ser” es “ser con otros”.  No se concibe la existencia humana sin aquellos que comparten el camino de la vida.  Por eso, educar implica también enseñar a vivir con los demás, poniendo como fundamento la dignidad del hombre que lo hace un ser único e irrepetible, amado por Dios, con derechos y obligaciones que les son propios por su naturaleza.  Por eso, vivir con otros implica respetar el recto orden de la naturaleza y las normas de la sociedad civil que buscan el bien común.

Convencidos de estas necesidades, desde los primeros años de estudio proponemos a nuestros estudiantes experiencias en el campo de la práctica docente, como ayudantías y observaciones en instituciones formales y no formales; desarrollo de proyectos en otras instituciones, como jornadas lúdicas, talleres de promoción de la lectura, etc.

Además, realizamos visitas educativas a escuelas en otros contextos (rurales, islas) para comprender las variantes de la acción educativa según el ámbito contextual en que se desarrolla.

Se proponen visitas a lugares históricos de la ciudad de Buenos Aires, salidas de representación institucional y participación en eventos como las olimpíadas estudiantiles culturales y deportivas, la feria del libro, talleres de formación y capacitación en espacios afines a las carreras, etc.

Buscando el desarrollo de la dimensión social y espiritual, proponemos la enseñanza de la teología en los 4 años de las carreras y la realización de convivencias grupales y retiros espirituales centrados en la vocación docente.

Estas y otras muchas actividades, pueden reflejar a modo de síntesis nuestro proyecto institucional